La caída, la tierra y las flores 

Soñé con una casa que existió

Con un romero y un cedrón eternos

Tierra y semillas de molle

Flores blancas

La misma vereda

Donde jugaba con maderas

            Y los recuerdos

Tres años tenía

Mis tías en la cocina, Meche y Sabina

Mi mamá Hilaria, la grande

Mi mamá Lili, la siempre joven

            Sonará infantil

            Sonará tonto

¿Importa la edad?

            Corro de las críticas

            Corro como ese día

Ni sé de qué, pero en esa vereda

Donde sentado comía mi pan

Me tropecé y caí

Caí como después perseguido por los golpeadores

Caí como después ebrio de amor

Caí como después ebrio de dolor

Entre semillas de molles y flores blancas

Lleno de tierra y lágrimas

Lancé un grito, como miles de gritos años y décadas venideras

              Y las vi

Llegar corriendo

Levantarme y limpiarme

Arroparme y besarme

Consolarme y devolverme la fe en el mundo

               Que dura hasta hoy.

 Por: Sarko Medina Hinojosa

Puede ser una imagen de margarita africana y naturaleza

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s